Desde 2014, está en vigor el REAL DECRETO  por el que es necesario el consentimiento expreso de los dos progenitores —antes solo era necesario uno – para que la policía expida un pasaporte a hijos de padres divorciados menores de edad (hasta los 18 años), para tratar de evitar así posibles problemas de sustracción de menores por parte de uno de los cónyuges.

Así pues, en casos de expedición de pasaporte a hijos de padres divorciados, y cada vez que un menor requiera la expedición del mismo, deberá hacerlo acompañado de ambos progenitores, los cuales firmarán la perceptiva autorización, que no es sino un documento  otorgando su consentimiento junto con el funcionario que vaya a hacer los trámites.

Así tendrán que hacerlo no solo para la obtención del primer pasaporte, sino cada vez que el pasaporte a hijos de padres divorciados requiera su renovación porque haya caducado el anterior o bien porque se extraviado o  haya sido sustraído, según fuentes policiales.

En el supuesto de que uno de los padres o tutores no pueda estar presente, la persona que vaya con el menor a la oficina policial deberá aportar un consentimiento firmado ante notario.
Se trata de dificultar, la posibilidad de que uno de los progenitores de un menor pueda cometer un secuestro parental, llevándose consigo al niño o al adolescente al extranjero.

Si el menor ya disfruta de pasaporte y los cónyuges se divorcian, uno de estos puede instar ante la autoridad judicial que le sea retirado el pasaporte al hijo para asegurarse así de que este no va a salir al extranjero.

Como ya hemos dicho, RD 411/2014, de 6 de junio modificó el Real Decreto 896/2003, de 11 de julio, siendo que a partir de su entrada en vigor se exige el consentimiento expreso de AMBOS padres, los cuales tienen atribuido el ejercicio de la potestad, para la expedición del pasaporte a hijos de padres divorciados menores de edad.

En primer lugar, debemos concretar que la PATRIA  POTESTAD (eje del derecho de familia) se ejerce personalmente en interés de los hijos, de acuerdo con su personalidad y para facilitar su pleno desarrollo, con independencia de quién tenga atribuida la guarda y custodia del menor.

SUPUESTOS CON LOS QUE NOS PODEMOS ENCONTRAR EN LA PRÁCTICA:

1. NEGATIVA DE UNOS DE LOS DOSPROGENITORES A QUE SE EXPIDA EL PASAPORTE:

Progenitores separados en el que uno de ellos se niega a prestar el consentimiento para la expedición del pasaporte del hijo común para que por ejemplo,  el menor pueda ir de viaje de estudios con sus compañeros.

La solución  es iniciar un Procedimiento de Jurisdicción Voluntaria ante el Juzgado o Tribunal competente por existir entre los progenitores un conflicto  en el ejercicio de la potestad parental y solicitar que se te de la potestad para tramitar el pasaporte a tu hijo sin necesidad de contar con consentimiento alguno.
En este procedimiento intervendrá el progenitor que se niegue a la expedición del pasaporte en su caso así como el Ministerio Fiscal, que es la institución que  defiende los intereses del menor.

Posteriormente se celebrará un juicio y el procedimiento se resolverá a través de la correspondiente resolución.

2. PROGENITOR DESAPARECIDO. IMPOSIBILIDAD DE CONSENTIMIENTO POR SU PARTE.

Situaciones en las que uno de los padres se encuentra desaparecido y por consiguiente es materialmente imposible que dicho progenitor pueda prestar su consentimiento para la expedición de pasaporte a hijo de padres divorciados.

En estos supuestos además de recurrir al Procedimiento de Jurisdicción Voluntaria expuesto con anterioridad, también se puede recurrir a otra vía que es la que establece  el artículo 156 del Código Civil consistente ésta en que cabría la posibilidad de que uno de los progenitores presentara un escrito en el Juzgado poniendo en conocimiento la problemática.

La autoridad judicial intentaría localizar al progenitor desaparecido y en el supuesto de resultar dicho intento infructuoso, se dictaría una resolución indicando que para la obtención del pasaporte del menor se atribuye el ejercicio exclusivo de la potestad parental al progenitor custodio por estar el otro ausente.

Con  esta alternativa se ahorra tiempo y se gana en efectividad, pues de un modo más sencillo y más rápido el menor dispondría del pasaporte que necesita para ir al viaje de estudios junto a sus compañeros, sin tener que estar expuesto a las consecuencias negativas de la poca disponibilidad del Juzgado.

¿Necesitas que preparemos un requerimiento al otro progenitor para que entregue el pasaporte? ¿Has de instar el procedimiento de jurisdicción voluntaria para que un Juez autorice la expedición?

CONTACTA CON NUESTRO DESPACHO. ESTAREMOS ENCANTADOS DE AYUDARTE.

Teléfono de Urgencias